Literatura Española del Siglo XVII

02.- POESÍA BARROCA

TEMAS E IDEAS FUNDAMENTALES

2.2.- Relojes

Ya conoces los sonetos a relojes de Quevedo

Puedes leer algún ejemplo más:

A) Reloj-Muerte

GABRIEL BOCÁNGEL (1603-1658)

A UN VELÓN, QUE ERA JUNTAMENTE RELOJ, MORALIZANDO SU FORMA

Esta biforme imagen de la vida,
reloj luciente, o lumbre numerosa,
que la describe fácil como rosa,
de un soplo, de un sosiego interrumpida;

esta llama que al sol desvanecida
más que llama parece mariposa,
esta esfera fatal, que rigurosa
cada momento suyo es homicida,

es, Fabio, un vivo ejemplo, no te estorbes
al desengaño de su frágil suerte:
términos tiene el tiempo y la hermosura.

El concertado impulso de los orbes
es un reloj de sol,
y el sol advierte
que también es mortal lo que más dura.

B) Reloj-Muerte+Amor

LUIS DE ULLOA Y PEREIRA (1584-1674)

A LAS CENIZAS DE UN AMANTE PUESTAS EN UN RELOJ DE ARENA

[Tema procedente de Jerónimo Amalteo]

Ésta, que te señala de los años
las horas de que gozas en empeño,
muda ceniza, y en cristal pequeño
lengua que te refiere desengaños,

un tiempo fue Lisardo, a quien engaños
de Filis, su querido ingrato dueño,
trasladaron del uno al otro sueño.
¡Prevente, huésped, en ajenos daños!

En tanto estrecho al miserable puso
el incendio de amor y la aspereza
de condición esquiva y desdeñosa.

Póstumo el polvo guarda el primer uso,
inobediente a la naturaleza,
padeció vivo, y muerto no reposa.

FRANCISCO DE BORJA, PRINCIPE DE ESQUILACHE (1581-1658)

Miraba Fabio en un relox de arena
de la muerta Lucinda las cenizas,
las blancas manos y las trenzas rizas,
olvido triste y afrentosa pena.

Miró la suya en la desdicha ajena,
y dijo: “¿Qué beldad no atemorizas,
ceniza, que inconstante solemnizas
el ser que a su inconstancia te condena?

¡O no escuchado golpe de la muerte!
pues corta siempre con la misma espada
la dulce vida y la amorosa suerte;

que siguiendo conforme su jornada,
cuando la vida en polvo se convierte,
queda el fuego de amor ceniza helada.

Obras en verso (1648)

FRANCISCO LÓPEZ DE ZÁRATE (1580-1658)

A quien traía un reloj con las cenizas de su dama por arena.

Ya sin risa la luz, sin voz la rosa,
la beldad sin candor, tu vida muerta,
al fin, Belisa, en polvo te despierta
cuando menos y nada, aún poderosa.

La firmeza a tu instancia querellosa,
de sus beldades y rigor desierta,
sirva, si [te] cegó, de que te advierta,
pues, porque tú reposes, no reposa.

¡Cuánto le eres deudor!, pues que te llama
por horas, y sin vida, y con su exemplo,
que, si lo aprovechares, te eternizas.

Quien lo menos amó, lo más infama:
culto y reliquias restituye al templo,
que de un color son todas las cenizas.

C) La metáfora reloj=vida-muerte se percibe muy clara en un fragmento de una elegía de Antonio Enríquez Gómez:

ANTONIO ENRIQUEZ GÓMEZ (h. 1602-1660)

ELEGÍA

...¿Cómo puedo aguardar ningún reposo,
si el reloj de mi vida se ha quebrado,
parándose el volante perezoso?

Dejé mi albergue tierno y regalado,
y dejé con el alma mi albedrío,
pues todo en tierra ajena me ha faltado.

Fuéseme sin pensar mi aliento y brío,
y si de alguna gala me adornaba,
hoy del espejo con razón no fío...