Literatura Española del Siglo XVII

09.- Teatro barroco

05.- Representación.

5.7.- Actores y actrices

Los actores estaban mal vistos socialmente en general pero tuvieron algunos defensores junto a los muchos detractores, como verás a continuación

TEXTOS EN CONTRA DE LOS ACTORES

La inmoralidad de los comediantes

Síguese otra perversidad ni menor que la pasada ni menos digna de remedio; mujeres de excelente hermosura, de singular gracia de meneos y posturas, salen en el teatro a representar diversos personajes en traje y hábito mujeres y aún de hombres, cosa que grandemente despierta la lujuria y tiene muy gran fuerza para corromper a los hombres, porque como sea así que esta gente ponga todo su cuidado en allegar dinero, y todo lo refiere a la ganancia, inventan mil embustes sin ningún cuidado de la honestidad para atraer a la muchedumbre [...]

... Las citadas mujeres que andan con los representantes y los acompañan son ordinariamente deshonestas y se venden por dinero, porque, ¿cómo es posible, estando rodeadas de tantos hombres lujuriosos y ociosos de día y de noche, vivir honestamente? Cosa sería semejante a milagro, mayor ciertamente que si el fuego ardiese en el agua, y como sea así que la mayor parte la saquen de su torpe ganancia para hacer este oficio, ora sean casadas con algún representante de aquella infame compañía, o, lo que acontece más veces, amancebadas con ellos...
... De todo lo cual se saca lo que muchas veces he dicho, que el farsante que trata cosas torpes, como infame y sujeto a pecado debe del todo ser privado de los sacramentos de la Iglesia.

P. JUAN DE MARIANA: Tratado de los juegos públicos (1609)

SONETO A LA BODA DE ALONSO DE PRADO

Doce cornudos, digo comediantes,
que todo diz que es uno, y otra media
docena de mujeres de comedia,
medias mujeres de los doce de antes.

Tropa de feligreses y de amantes,
a quien amor por buen humor remedia,
iban acompañando la tragedia
del yerno de Avicena, “Don Cervantes”.

Era Mari Morales de la boda,
y con razón dignísima madrina,
por ser de putas y cornudos toda.

Aprenderá la novia su doctrina,
que fácil a ser puta se acomoda
la que su amor a comediante inclina.

Manuscrito, Atribuido a Alonso Pusmarín, relator del Consejo Real de Castilla,
a quien Lope dedicó la 2ª parte de D. Juan de Castro

DEFENSA DE LOS COMEDIANTES

Estuve con mi autor año y medio, que fue milagro para mí permanecer tanto tiempo, y causólo el ser mi señor tan hombre de bien, como era; hacíame buen tratamiento, dábame bien de comer cuanto quisiera, pagábame mi soldada, sin quedarse con cosa alguna... Las mujeres que venían con él, aunque de muy buen parecer, eran honestas, virtuosas, y si alguna ha habido en estas compañías de buena opinión y fama, eran las que venían con nosotros, por excelencia de las más recoletas [...]

JERÓNIMO ALCALÁ YÁÑEZ y RIBERA: Alonso, mozo de muchos amos, 1624

Sepan, pues, que los comediantes no están en pecado mortal por su oficio; sepan que la república puede lícitamente señalar estos oficios que pertenecen al regocijo público [...]

FRAY MANUEL SIERRA Y RIVERA:

Aprobación a la 5ª parte de las obras de Calderón (1682)


Pruébase esto con el ejemplo de los mismos representantes, que añaden tanta gracia y donaire a los mejores poetas, que es infinitamente más lo que sus versos nos deleitan, cuando los oímos que cuando los leemos y de tal suerte se hacen escuchar, aun de los más necios, que estos mismos que jamás se ven en las bibliotecas se encuentran fácilmente en los teatros.

A. NEBRIJA (1444-1522): Artis Rhetoricae, cap 28

ALGUNOS ACTORES FAMOSOS EN SU TIEMPO

DAMIÁN ARIAS DE PEÑAFIEL

Tenía una voz clara y argentina, una memoria tenaz y una acción expresiva y animada, en cada movimiento de su lengua parecía que anidaban las Gracias, y en cada acción de las manos residía Apolo [...] Los más grandes oradores de la Corte concurrían con frecuencia a oírle para aprender a hablar y accionar con perfección [...]

Juan de Caramuel: Primus Calamus ob oculos ponens Metametricam 1663

FRANCISCA BALTASARA (Copla popular)

Todo lo tiene bueno la Baltasara,
todo lo tiene bueno, también la cara

Esta Baltasara, experimentó una conversión repentina estando en Murcia, y se retiró a vivir en una cueva de La Fuensanta. Dicha conversión dio lugar a la comedia La Baltasara, de tres autores diferentes, entre ellos Vélez de Guevara.

Similar a la copla anterior es la que sigue, igualmente picaresca, sobre otra conocidísima actriz:

MARÍA CALDERÓN

Un fraile y una corona,
un duque y un cartelista
anduvieron en la lista
de la bella Calderona.

Atribuída al Marqués de Mondéjar por la condesa de Aulnoy en La Court de Espagne (1678), esta viajera da también noticia de las andanzas de la actriz:

Era don Juan [José] de Austria hijo natural del Rey Felipe IV y de una comedianta llamada María Calderón; criáronle secretamente en Ocaña. Poco después de su nacimiento recibió su madre el hábito de religiosa de manos del Nuncio de Su Santidad, que después pontificó con el nombre de Inocencio X, y esta acción la justificó de muchas sospechas que se habían formado contra su conducta [...] [por haber mantenido relaciones simultáneas con el Duque de Medina de las Torres, a quien también se atribuía la paternidad]

Este texto explicaría la "corona" de la copla, y mi aclaración final lo de "un duque".

Puedes comprobar tú mismo si es cierta o no la belleza de la Calderona mirando su retrato; junto a ella aparece Cosme Pérez en el papel de Juan Rana, personaje de varios entremeses muy popular en la época

La Calderona

Cosme Pérez caracterizado de Juan Rana