Literatura Española del Siglo XVII

09.- Teatro barroco

10.- LOPE DE VEGA

Eugenio Caxés, 1627

3.- Prosa

Novelas a Marcia Leonarda (1621-1624)


DIGRESIONES PERSONALES Y FAMILIARES


Caerá vuestra merced fácilmente en este traje, que, si no me engaño, la vi en él un día tan descuidada como Laura, pero no menos hermosa. Ya con esto voy seguro que no le desagrade a vuestra merced la novela porque (...) no hay lisonja para las mujeres como llamarlas hermosas; bien es verdad que en las que lo son, es menos; pero si no se les dijese, y muchas veces, pensarían que no lo son, y deberían más al espejo que a nuestra cortesía. (La prudente venganza, pág. 109)

(Alianza, 1968)

Marcial, un poeta latino, por quien a vuestra merced le está mejor no saber su lengua (Las fortunas de Diana, pág. 80)


Y así, cuando vuestra merced oiga decir a alguno, cosa que no le puede suceder, pero por si le sucede, que la quiere más que a sí, dígale que Aristóteles no lo sintió de esa suerte; y que a vuestra merced le consta que ese filósofo era más hombre de bien que Plinio y que trataba más verdad en sus cosas. (La desdicha por la honra, pág. 83)

LENGUA

Le quiero preguntar a vuestra merced si acaso lo sabe, pues es persona que conoce a Cicerón, a Ovidio y a otros sabios, y se puede hablar con vuestra merced en materia de definiciones y etimologías, ¿por qué dijo el castellano mojicón?, que a mí me ha costado algún estudio, como a hombre que no se ha despreciado de su lengua, que bien sé yo que un culto le llamará "afirmación de puño clauso en faz oposita con irascible supervia”. (Guzmán el Bravo, pág. 164)

Creo que aquí vuestra merced me maldice, pues... no habría necesidad de hablar tan bajamente la lengua toscana. Pues no tiene razón vuestra merced, que esta lengua es muy dulce y copiosa y digna de toda estimación... Pero yo le doy palabra a vuestra merced de que pocas veces suceda, si no es que se me olvida, porque soy flaco de memoria. (El desdichado por la honra, pág. 80).

esta voz [afratelarse], señora Marcia, es italiana; no se altere vuestra merced, que ya hay quien dice que están bien en nuestra lengua cuantas peregrinidades tiene el universo, de suerte que aunque venga huyendo una oración bárbara de la griega, latina, francesa o garmanta, se puede acoger a nuestro idioma, que se ha hecho casa de embajador, valiéndose de que no se ha de hablar común, porque es vulgar bajeza. (Guzmán el Bravo, pág. 147)

NOVELA

Prometo a vuestra merced —dice al comienzo de La más prudente venganza— que me obliga a escribir en materia que no sé cómo pueda acertar a servirla, que, como cada escritor tiene su genio particular, a que se aplica, el mío no debe ser éste, aunque a muchos se lo parezca. (pág. 107)

Paréceme que vuestra merced se prometa con esta prevención la bajeza del estilo y la copia de cosas fuera de propósito que le esperan; pues hágala a su paciencia desde agora, que en este género de escritura ha de haber una oficina de cuanto se viniere a la pluma sin disgusto de los oídos, aunque lo sea de los preceptos. Porque ya de cosas altas, ya de humildes, ya de episodios y paréntesis, ya de historia, ya de fábulas, ya de reprehensiones y ejemplos, ya de versos y lugares de autores pienso valerme, para que ni sea tan grave el estilo que canse a los que no saben, ni tan desusado de algún arte que le remitan al polvo los que entienden. Demás que yo he pensado que tienen las novelas los mismos preceptos que las comedias, cuyo fin es haber dado su autor contento y gusto al pueblo aunque se ahorque el arte; y esto, aunque va dicho al descuido, fue opinión de Aristóteles. (El desdichado por la honra, pág. 74)

Mal he hecho en confesar que escribo historia de tiempos presentes, que dicen que es peligro notable, porque en habiendo quien conozca alguno de los contenidos, ha de ser el autor vituperado, por buena intención que tenga. (El desdichado por la honra, pág. 75)

NOVELA ABIERTA Y NARRADOR OMNISCIENTE

Bien sabe vuestra merced que siempre la suplico que, adonde le pareciere que excedo de lo justo, quite y ponga lo que fuere servida. Pesadas son estas armas, pero no por eso las ha de llevar el lector a cuestas; y ésta no es historia, sino una cierta mezcla de cosas que pudieron ser, aunque a mí me certificaron que eran muy ciertas. (Guzmán el Bravo, pág. 153)

Realmente, señora Marcia, que... me falta el aliento para proseguir lo que queda... Pero... si a Laura no se le da nada del deshonor y del peligro, ¿para qué se fatiga el que solo tiene obligación de contar lo que pasó? Que aunque parece novela, debe ser historia. (La prudente venganza, pág. 136)

Grandes dudas le quedarán a vuestra merced del amor de Felicia y los desdenes de Guzmán el Bravo, porque parece que... no fuera menos que ingratitud no corresponder a su voluntad. Prometo a vuestra merced que no lo sé, y que en esta parte solo puedo decir que el trato ha juntado en amistad animales de géneros diferentes, a despecho de la naturaleza, y que ningún hombre debe fiarse de sí mismo. (Guzmán el Bravo, pág. 172)

Paréceme que dice vuestra merced que claro estaba eso, y que si había hija en esa casa, se había de enamorar del disfrazado mozo. Yo no sé que ello haya sido verdad, pero por cumplir con la obligación del cuento, vuestra merced tenga paciencia... (Las fortunas de Diana, pág. 52)

porque puso los ojos... Aquí claro está que vuestra merced dice: "en don Felis". Pues engañóse, que era más lindo Mendocica [Mendocica es una dama travestida de criado]. (Guzmán el Bravo, pág. 156)

Puedes leer las novelas en Cervantes Virtual:

http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/novelas-a-marcia-leonarda--0/html/