Literatura Española del Siglo XVII

02.- POESÍA BARROCA

TEMAS E IDEAS FUNDAMENTALES

2.3.- Tiempo y muerte

A) Un ejemplo renacentista y otro barroco que ya viste:

Gutierre de Cetina: Horas alegres
Lope de Vega: A una calavera

B) Otros ejemplos

LUPERCIO LEONARDO DE ARGENSOLA (1559-1613)

Dentro quiero vivir de mi fortuna
y huir los grandes nombres que derrama
con estatuas y títulos la Fama
por el cóncavo cerco de la luna.

Si con ellos no tengo cosa alguna
común de las que el vulgo sigue y ama,
bástame ver común la postrer cama,
del modo que lo fue la primer cuna.

Y entre estos dos umbrales de la vida,
distantes un espacio tan estrecho,
que en la entrada comienza la salida,

¿qué más aplauso quiero, o más provecho,
que ver mi fe de Filis admitida
y estar yo de la suya satisfecho?

FRANCISCO DE MEDRANO (1570-1607)

A FRAY PEDRO MALDONADO, POR LA CONSTANCIA

Firmio, constante a las dificultades
el pecho ofrece, y ciérralo prudente
al orgullo insolente
en las prosperidades.

Ya te embista el dolor, ya l'alegría,
atrás se vuelvan sin hacerte ofensa,
y, sabio, recompensa
uno con otro día.

Vive d'espacio, olvida cuerdamente
lo pasado, no temas lo futuro;
mas, con seso maduro,
goza del bien presente;

que todo es humo, y sombra, y desparece:
dejará Eutropio sus preciosos lares;
sus rentas, sus lugares,
y cuanto le envanece

dejará; y del tesoro amontonado
con afán gozará cual heredero:
que no acata al dinero,
ni a la privanza, el hado.

Todos seremos, todos, ¡cuan temprana
víctima de la muerte!
¿Qué cansamos
la vida? Hoy, hoy vivamos:
que nadie vio a mañana.

FRANCISCO LÓPEZ DE ZÁRATE (1580-1658)

DESENGAÑO EN LO FRÁGIL DE LA HERMOSURA

Pues que se muere con haber nacido,
siendo el ser tan a riesgo de la vida,
que el minuto menor es homicida,
de que el mejor cristal queda sentido,

mira que el golpe en polvo ya escondido
y la luz, con el polvo tan unida,
se halla más sepultada que encendida,
pues lo más della muere, habiendo sido.

Si es tu defensa nada (o vidro leve)
tan de acaso tu luz, para apagada,
que no admite esperanza por lo breve;

si la más cierta vida es la pasada,
de la presente ¿quién fiar se atreve?

¿Quién a más, si aun gozándola, es soñada?

A UN ESQUELETO

Tú, tú eres este mesmo, tú, si adviertes
a la fraterna unión que te apercibe;
que si no para sí, para ti vive,
pues en él te hallarás, si te diviertes.

Que una, aunque varias, son todas las suertes,
en el compuesto polvo el tiempo escribe;
ni ser rey ni plebeyo se percibe:
menos, o más, en eso te conviertes.

No huyas de temor, que no das paso
que no te lleve a ser lo que te espanta

y desprecias el bien de la memoria.

Humano sol, aquí tienes ocaso;
docto este bronce el tiempo te levanta;
monarca, esto es lo cierto de tu historia.


GABRIEL BOCÁNGEL (1603-1658)

Huye del sol el sol, y se deshace
la vida a manos de la propia vida,
del tiempo que, a sus partos homicida,
en mies de siglos las edades pace.

Nace la vida, y con la vida nace
del cadáver la fábrica temida.

¿Qué teme, pues, el hombre en la partida,
si vivo estriba en lo que muerto yace?

Lo que pasó ya falta, lo futuro
aún no se vive, lo que está presente
no está, porque es su esencia el movimiento.

Lo que se ignora es sólo lo seguro,
este mundo, república de viento,
que tiene por monarca un accidente.

C) Un ejemplo burlesco

ALONSO DE CASTILLO SOLÓRZANO (1584?-1648?)

A UNA DAMA EN EXTREMO FLACA. EPITAFIO

Aquí yace un esqueleto
tan sutil, que no se ve,
y siempre en la vida fue:
que tuvo vida en efeto.
En forma piramidal
le encierra esta aguja nueva;
nadie a tocarle se atreva,
si no fuere con dedal.

Donayres del Parnaso, Segunda parte (Madrid, 1625)